INSTALACIÓN DE SONIDO Y MEGAFONÍA

Te mostramos información para poder realizar una Instalación de Megafonía y Sonorización.

Se dice de un local que reune buenas condiciones acústicas cuando, los asistentes a una conferencia o bién un concierto pueden, de una manera perfecta y nítida escuchar la palabra y la música, tanto si se trata de una coral o de un concierto de órgano, haciendo que los asistentes se sientan impresionados por la plenitud i magestuosidad del conjunto.

Al construir una sala de audiciones, un teatro o cine, si se prescinde de normas arquitectónicas, y no se valora las condiciones de forma, iluminación o calor, ni un elevado coste de la decoración, se habría cometido una falta menos importante, que si se nos hubiera olvidado considerar unas correctas condiciones acústicas.

Un arquitecto que quiera dar respuesta a las exigencias acústicas de un local, tiene que tener en consideración necesariamente dos objetivos básicos:

  1. Evitar la formación de ecos, dando al local las dimensiones y la forma precisas.
  2. Mantener dentro de unos límites de duración la resonancia (reverberación) de los sonidos bajos, medios y altos, de manera que se pueda percibir perfectamente las sílabas de las palabras, y que la música no quede confundida.

El eco y la resonancia son hijas del mismo efecto, solo varía el tiempo de retardo provocado por la distancia del elemento reflectante. Una serie de elementos reflectantes a corta distancia de la fuente sonora puede producir una resonancia aceptable y deseada; un elemento reflectante a mucha distancia de la fuente sonora y con capacidad de rebotar en otro elemento también distante puede ser una catástrofe acústicamente hablando.

En las salas de cine o discotecas, cuando la fuente de sonido utilizado es exclusivamente producto de un sistema basado en potentes amplificadores, la mejor acústica es la insonorización, es decir, la ausencia total de elementos reflectantes, evitando así toda posibilidad de distorsión del sonido generado por los bafles. Hay que tener en cuenta que al disponer de amplificación, se puede propagar el sonido sin que haya prácticamente limitaciones.

La expresión insonorización, se utiliza de manera exclusiva, en la aplicación de sistemas para evitar que el sonido generado salga más allá de las salas o zonas deseadas. Así podemos ver paredes forradas de materiales altamente absorventes y puertas con vidrios dobles y cámara insonora para evitar la propagación del sonido.